Entrevista a Diego Gracia, responsable del proyecto ‘Laboratorios Bibliotecarios: espacios para la creación y experimentación colectiva’

Hoy compartimos nuestra entrevista a Diego Gracia, Jefe de Servicio de Cooperación Internacional, Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria, Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura, Ministerio de Cultura y Deporte. Diego, coordina el proyecto ‘Laboratorios Bibliotecarios: espacios para la creación y experimentación colectiva’, un proyecto que también forma parte del Consejo de Cooperación Bibliotecaria ya que constituye una de las medidas enmarcadas en el III Plan Estratégico del CCB:

¿Qué significa para ti el CCB?¿Por qué crees que es importante?

El CCB es un órgano colegiado que tiene como finalidad promover servicios bibliotecarios de calidad a través de la cooperación entre sus miembros. El trabajo de los profesionales que forman parte del Consejo garantiza la identificación de tendencias y necesidades en el ámbito bibliotecario.

Lo que destacaría del CCB es su estructura y funcionamiento, que facilita el diálogo entre profesionales de biblioteca y los responsables de diseñar las políticas bibliotecarias de todas las Administraciones.

Has liderado la definición y puesta en marcha del proyecto ‘Laboratorios Bibliotecarios: espacios para la creación y experimentación colectiva’. ¿Qué motivaciones te llevaron a emprenderlo?

En 2016 participamos en un grupo de trabajo de Europeana (Europeana Network Task Force on Public Libraries) donde se exploraban las posibilidades de impulsar los Makerspaces en bibliotecas públicas europeas a través de los contenidos digitales de Europeana. El grupo de trabajo se cerró (tienen una vigencia de 1 año) pero en las conclusiones extraídas se vio que era una línea de innovación interesante para las bibliotecas públicas.

Entonces desde la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria decidimos explorar las posibilidades que ofrecía esta línea de trabajo para las bibliotecas. Para ello le propusimos una colaboración a Medialab Prado. Comenzamos por explorar el interés que había dentro de la comunidad bibliotecaria en esta línea de trabajo y la disposición de otros sectores profesionales en aportar con su experiencia. Y lo hicimos a través de una serie de sesiones abiertas de trabajo, participativas y multidisciplinares. Las 2 primeras tuvieron lugar en Medialab Prado en 2017 y 2018, la tercera fue en Tabakalera (San Sebastián).

Con las conclusiones extraídas de los debates, decidimos la estructura y contenidos del proyecto. Además de Medialab Prado, el proyecto contó con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid a través de Lidia Teira, Jefa del Departamento Tecnología e Innovación de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos. Lidia ha estado presente en todas las fases del proyecto, participando de una u otra manera: ha participado en debates y ha moderado uno, ha hecho una importante aportación al diseño del proyecto y la web y ha colaborado como mentora en el primer taller.

Cuéntanos en qué consiste este proyecto que coordinas: cómo surgió, objetivos, participantes, etc.

El objetivo del proyecto es reforzar la idea de la biblioteca como un lugar de encuentro donde se fomenten procesos colaborativos.

Con este objetivo celebramos todos los años una sesión abierta de trabajo y, desde el año pasado, un taller de prototipado de proyectos en bibliotecas. Además, a través de la web del proyecto, que se lanzó en marzo de 2019, se puede acceder a:

  • Un espacio de intercambio de experiencias donde las bibliotecas interesadas puedan acceder a actividades y proyectos. Estos estarán explicados de manera detallada de forma que aquellos que lo deseen tenga la información suficiente para replicarlos en su comunidad. Por el momento hemos recogido 18 experiencias.
  • Un foro de discusión llamado LAB-BIB, espacio donde intercambiar ideas, lanzar preguntas, hacer sugerencias, buscar socios para proyectos colaborativos, etc.
  • Documentación sobre el taller de prototipado orientado a la producción de proyectos que puedan implementarse en bibliotecas y que estén destinados a fomentar la participación activa de los ciudadanos en la biblioteca.
  • Documentación sobre las jornadas: en la web se pueden ver los videos que grabamos con las jornadas íntegras: las presentaciones, los debates y las charlas. También hemos subido los documentos con las conclusiones que hemos extraído de los debates que han servido de base para diseñar el proyecto.

¿Qué aportaciones genera este proyecto a las bibliotecas? ¿Por qué crees que es necesario desarrollar iniciativas como ‘Laboratorios bibliotecarios’ en la actualidad?

El proyecto Laboratorios Bibliotecarios es un marco de discusión, una herramienta puesta a disposición de la comunidad bibliotecaria para facilitar que aquellas personas que estén interesadas en esta línea de trabajo puedan acceder fácilmente a los recursos que les ayuden a lograrlo: hay un banco de Buenas Prácticas y unos proyectos que se prototipan en los talleres y que pueden implementarse en otras bibliotecas. Todo está documentado en la web para facilitar su reutilización. Además, hay un foro de discusión que pretende ser un espacio para el intercambio de experiencias, búsqueda de socios, intercambio de recursos, etc.

El éxito o el fracaso del proyecto dependerá del interés que demuestre la comunidad bibliotecaria por él: si las bibliotecas mandan sus experiencias al banco de Buenas Prácticas, si abren discusiones o comparten recursos a través de la lista de distribución, si participan en los talleres aportando su trabajo y experiencia, el proyecto tendrá continuidad y relevancia. Si por el contrario no se hace uso de estas herramientas, el proyecto pasará a ser irrelevante.

Tenemos que normalizar los procesos colaborativos, acostumbrarnos a trabajar en red, a documentar todo lo que hacemos y a compartirlo con los demás. Creo que este proyecto puede contribuir a un cambio de mentalidad en este sentido.

¿Cuál es su vinculación con el CCB? ¿Qué relación tiene con el III Plan Estratégico del CCB?

Esta iniciativa se enmarca dentro del III Plan Estratégico del Consejo de Cooperación Bibliotecaria (2019-2023). Es una de las medidas incluidas en la Línea 1 de actuación, referida a usuarios, audiencias y públicos, que tiene como objetivo general fomentar la participación y ciudadanía crítica.

¿Nos puedes adelantar próximos pasos o acontecimientos que surgirán de este proyecto?

Este año tenemos previsto celebrar una jornada de trabajo y la segunda edición del taller de prototipado en bibliotecas. Estamos trabajando en la preparación de los dos eventos y pronto anunciaremos fechas y demás. Este año queremos vincularlos temáticamente, y enfocarlos por un lado a proyectos bibliotecarios dentro del ámbito de la educación (formal, informal…) y por el otro a fomentar la creación de redes de colaboración en torno a proyectos y metodologías de trabajo.

Os puedo adelantar que la jornada tendrá lugar a finales de abril en Cornellà de Llobregat, en la sede de Citilab, y que vamos a modificar la estructura respecto a otras ediciones: será una jornada más participativa, que tendrá una parte teórica y otra práctica.

Desde el Consejo de Cooperación Bibliotecaria, agradecemos la siempre buena disposición de Diego para compartir con el CCB proyectos desarrollados desde la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria, relacionados con la actividad que promueve el Consejo. Seguiremos atentos esta iniciativa en el transcurso de este año 2020 y le deseamos mucho éxito entre bibliotecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *