Francesc Xavier González Cuadra

Entrevistas CCB: Francesc Xavier González Cuadra, Jefe de la Central de Préstec i Serveis Especials de la Generalitat de Catalunya y Presidente del Col·legi Oficial de Bibliotecaris – Documentalistes de Catalunya

Entrevistas CCB: Francesc Xavier González Cuadra, Jefe de la Central de Préstec i Serveis Especials de la Generalitat de Catalunya y Presidente del Col·legi Oficial de Bibliotecaris – Documentalistes de Catalunya

A finales del mes de octubre del año pasado se constituyó la nueva Junta de Govern del Col·legi Oficial de Bibliotecaris – Documentalistes de Catalunya, con Xavier González Cuadra como presidente. A través de esta entrevista queremos conocer los proyectos en los que se trabaja desde el COBDC y los objetivos de esta nueva Junta:

¿Nos puedes recordar los orígenes y trayectoria del Col·legi Oficial de Bibliotecaris – Documentalistes de Catalunya (COBDC)?

En 1974 un grupo de personas fundaban la Asociación de Antiguas Alumnas de la Escuela de Bibliotecarias de Barcelona, para establecer vínculos entre profesionales y reconocer y convalidar los estudios de la Escuela de Bibliotecarias. En 1981 pasó a llamarse Associació de Bibliotecaris de Catalunya- ya con la aspiración de que aquella entidad se convirtiera algún día en colegio oficial que llegó con la aprobación, en 1985, del Col·legi Oficial de Bibliotecaris -Documentalistes de Catalunya.

 El COBDC tiene como primer objetivo ser el principal ente de gestión, defensa, participación y representación de todos los profesionales del ámbito de la Información y la Documentación de Cataluña.

El Colegio representa también a sus colegiados en organizaciones profesionales de todo tipo, ya sea en Cataluña, España o en el resto del mundo; así, el COBDC también es miembro del Consell Català del Llibreper a Infants i Joves; de EBLIDA (European Bureau of Library, Information and Documentation Associations); de FESABID (Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística); de la IFLA (International Federation of Library Association); y de la Intercol·legial de Colegis Profesionals de Catalunya.

Por disposición legal, también forma parte del Consell de Biblioteques de Catalunya, del Consell Rector de la Biblioteca de Catalunya y de la Comissió Assessora de Catalogació de la Biblioteca de Catalunya. También es miembro de la Comisió de Lectura Pública del Ayuntamiento de Barcelona.

¿Cuáles fueron tus motivaciones para asumir la presidencia del COBDC?

Mis motivaciones fueron múltiples, aunque la principal fue la de vigorizar el Col·legi a través de un proyecto nuevo con gente joven. Un proyecto que se vertebra en tres acciones principales:

  1. Reivindicar y dignificar el rol de bibliotecarias y documentalistas a nivel profesional. Sentar las bases para que las administraciones públicas otorguen a la profesión el valor que merece a través de los concursos de contratación, niveles salariales, convenios colectivos, etc. Es decir, poner fin a la precariedad que vive nuestra profesión respecto a otras categorías de profesionales de la cultura. Es especialmente paradójico, para no decir chocante, que las bibliotecas y bibliotecarias –independientemente de su ámbito y tipología- sean de los sectores de la administración mejor valorados por la ciudadanía y que, en cambio, gran parte de las administraciones (locales, regionales, autonómicas o estatal) mantengan a sus profesionales en categorías que administrativamente y salarialmente son inferiores a los requerimientos académicos exigidos para sus trabajos (grado o licenciatura).
  2. Impulsar y resituar el papel del Col·legi para hacer frente a los nuevos tiempos y retos profesionales y académicos. En este eje de trabajo se incluirían las acciones que ya hacemos (y seguiremos haciendo) desde la comisión de comunicación y desde el staff para centrar y definir el papel del COBDC en las instituciones culturales catalanas, así como en los medios de comunicación, para que éste sea la referencia de la profesión en Catalunya.
  3. Y último, pero no por ello menos importante: fortalecer el debate sobre la biblioteca escolar (la gran olvidada) en el terreno cultural. Es decir, situar a las bibliotecas escolares (con personal cualificado al frente, bibliotecarias preferentemente) en el orden del día de las administraciones educativa y cultural. Un país sin bibliotecas escolares de calidad es una anomalía a solucionar, y para la Junta actual es una cuestión capital.

Asociaciones vs. Colegios profesionales ¿qué diferencia hay? ¿Cuáles son los motivos para colegiarse y cómo valoras la visión de los colegios profesionales?

Una asociación puede ser una entidad formada por un grupo de profesionales, mientras que un Colegio es una entidad oficial, creada mediante una Ley, que regula el desarrollo profesional de personas avaladas por un título académico y ejerce como representante institucional del sector y cuya misión es la defensa de los intereses de las personas colegiadas y el cumplimiento de las buenas prácticas profesionales. Formar parte de un Colegio profesional significa disfrutar no sólo de una serie de servicios colectivos, sino también de formación específica, de asesoramiento y de un reconocimiento y respaldo institucional.

Como Col·legi, ¿valoráis la participación y presencia en FESABID?

Para el COBDC, la participación y presencia en FESABID no es solo importante, sino que la valoramos como imprescindible. No en vano somos el colegio oficial y asociación con más colegiados y más peso específico dentro del ámbito bibliotecario de FESABID. Somos conscientes de que la unión hace la fuerza en defensa de los intereses de la ciudadanía para poder disponer de servicios bibliotecarios de calidad con un personal cualificado.

¿Qué crees que el Consejo de Cooperación Bibliotecaria (CCB) puede aportar a las asociaciones, y en concreto a la COBDC?

Creo que, lamentablemente, la bibliotecaria-documentalista no es una profesional proclive a hacer lobby. Le falta, en exceso, ese esprit de corps que se detecta en otras profesiones, y que solemos tildar de corporativismo. Tampoco es cuestión de ir al otro extremo, pero sí de reivindicar con orgullo nuevos proyectos, nuevas líneas de trabajo, etc.

La bibliotecaria es una profesional que siempre busca la excelencia, se forma para ello y se caracteriza por una absoluta vocación. Por ello, casi todos los ejes o acciones del programa de la actual Junta están impregnados de ese horizonte final de reivindicación de la profesión, del rol imprescindible de la bibliotecaria en los ámbitos de la cultura, la educación y, porque no, del ocio.

Por ello, consideramos que cualquier institución, como el CCB, que apoye, apadrine y sirva de correa de transmisión (y altavoz) para la difusión de proyectos ambiciosos es imprescindible. Creemos que la capacidad de intercesión del CCB y su papel como crisol de proyectos en común para la profesión es vital.

¿Qué acciones podría emprender el CCB para fomentar la participación de las asociaciones y colegios profesionales en la actividad que desarrolla?

Considero que, en la actualidad, uno de los grandes activos que tienen los colegios y asociaciones profesionales es la gran labor que desempeñan sus grupos de trabajos especializados. En la actualidad, el COBDC tiene más de una decena de grupos de trabajo (sobre cómic; literatura infantil; feminismo y género; cine; libro antiguo; bibliotecas escolares; información en Ciencias de la Salud, etc.), que realizan un trabajo excepcional que ponen en común y al servicio del resto de la profesión. En nuestro caso, y desde la actual Junta, consideramos que es un activo imprescindible que se puede vehicular a través de publicaciones especializadas, formación específica y fomento de jornadas, ágoras y espacios de discusión profesional.

Trasladando este modelo al CCB, creo que éste podría fomentar (de forma anual) el encuentro de grupos de trabajo de los diferentes colegios o asociaciones sobre temáticas concretas. El objetivo sería el de poner en común experiencias y compartir proyectos que a buen seguro se podrían trasladar a otras geografías o contextos profesionales del estado.

En vuestra extensa trayectoria habéis acumulado interesantes acciones y colaboraciones ¿Nos resumes estas actuaciones y cómo valoráis estas iniciativas?

Son muchos años de trabajo de muchas personas implicadas, dentro y fuera de la Junta, en beneficio de las personas profesionales de nuestro ámbito. Quizá, destacaría las Jornades Catalanes d’informació i Documentació dentro del conjunto de jornadas y actividades organizadas a lo largo de los años. También  aspectos como la difusión de la profesión a través de diferentes publicaciones (Ítem, Directrius, etc.), los cursos de formación, el trabajo con las universidades y las administraciones públicas para el impulso y reconocimiento de la profesión, la creación de los diversos grupos de trabajo especializados, los diferentes servicios profesionales a disposición de las personas colegiadas…

¿Cuáles son los objetivos por los que más trabaja CODBC en estos momentos?

El programa de la actual Junta es, quizá, muy ambicioso, pero ya os comenté que somos un proyecto con gente joven, con ganas y las cosas las tenemos muy claras.

Somos conscientes que en cualquier programa de Junta hay proyectos a corto, medio y largo plazo. Es por ello que ya desde el inicio de nuestra gestión (noviembre de 2020) decidimos acometer los proyectos a largo plazo. Consideramos que hay cuestiones enquistadas de hace demasiado tiempo y que es imprescindible ‘solucionar’ o encarrilar para una resolución definitiva. Uno de estos proyectos de calado es la cuestión de la equiparación de categorías profesionales en algunas administraciones públicas, es decir, que los bibliotecarios sean considerados a efectos de categoría profesional y salarial como técnicos superiores y no como técnicos medios como ocurre en la actualidad. Una verdadera anomalía que debería sonrojar a gestores y políticos.

También queremos poner las bases para trabajar y avanzar en la mejora real de la situación de las bibliotecas escolares en Catalunya. En este proyecto, afortunadamente, contamos con el apoyo profesional del grupo de trabajo que lleva años trabajando en esta línea. Una línea de dignificar esta tipología de unidades de información, desgraciadamente, infradotada profesional (falta de bibliotecarias escolares) y  presupuestariamente hablando.

Proyectos menores y de resolución a corto plazo (2021) serían la creación de una nueva página web que permitirá una mejor comunicación profesional y de trabajo; la confección de una macro-encuesta que nos permita analizar lo que el colegiado (y futuro colegiado) quiere de un colegio profesional como el nuestro y, también, la organización el próximo otoño de un seminario o jornada de grupos de trabajo especializados en los que sus miembros puedan exponer sus experiencias y proyectos al resto de profesionales.

¿Qué iniciativas habéis tomado desde el COBDC en esta etapa de crisis? ¿Qué acciones tenéis previstas para los próximos meses?

Las principales líneas de trabajo se han dirigido a reformular el catálogo formativo para los próximos semestres según las necesidades expresadas por los miembros de los grupos de trabajo; a fortalecer la formación virtual aumentando el catálogo en este formato y sobre todo a adaptar las estructuras comunicativas del COBDC a la virtualidad.

En un sentido global, lo que busca la actual Junta es que el colegiado y el profesional bibliotecario sientan y sean conscientes de que el COBDC es su punto de referencia y guía en Catalunya, desde una vertiente profesional (con proyectos) y laboral.

Junto a los proyectos menores que comentaba en la cuestión anterior, tenemos numerosas acciones previstas en los próximos meses. De las primeras destacaría la publicación digital de un catálogo de perfiles profesionales (un gran proyecto que trabajó la Junta anterior). En las próximas semanas iniciaremos una colaboración con el Gremi de Llibreters (Gremio de Libreros) de Catalunya para la confección de un documento/manifiesto conjunto para que las bibliotecas catalanas adquieran sus colecciones en librerías de proximidad. Derivada de ello se hará una campaña en los medios también conjunta.

Otra acción muy importante es la de aportar la visión de género al COBDC. La confección de la nueva web, así como de los documentos que emanen del Col·legi, se va intentar realizarla a través de un lenguaje inclusivo y que aporte una visión más femenina y equitativa que el actual. En la misma línea está previsto trabajar en el cambio de nombre del Col·legi para adecuarlo a una realidad más justa, real y femenina de la profesión.

También en los próximos meses ampliaremos el catálogo de los servicios jurídicos que ofrecemos a nuestros colegiados, para atender todo tipo de consultas, y últimamente las relacionadas con las nuevas situaciones de teletrabajo.

2021, como veis, está plagado de proyectos y acciones.

Lo trascendente -más que los proyectos- es que la filosofía o el leitmotiv que los impregna es fortalecer al COBDC desde un punto de vista institucional, como lobby; desde un aspecto funcional (defensa de la profesión y del ciudadano al que se le ofrecen los servicios profesionales) y, por último, desde una vertiente mediática, en la que el COBDC debe ser la referencia en los medios de comunicación catalanes sobre la profesión bibliotecaria.

Desde el Consejo agradecemos la colaboración prestada por Francesc Xavier para la realización de esta entrevista, que nos permite conocer los proyectos y las líneas de trabajo desarrollados por la nueva Junta del COBDC, así como sus planes de futuro. Estaremos muy atentos a su labor.

Deja un comentario

Estamos a tu disposición a través del perfil social del CCB en Twitter, al que puedes dirigirte desde el siguiente botón.