Joan Delgado y Manolo Sola comparten su experiencia en las Pasantías Internacionales Iberbibliotecas 2019

La 4ª Convocatoria de Pasantías Internacionales organizada por el Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas, Iberbibliotecas, se desarrolló del 3 al 9 de noviembre en Costa Rica, que tuvo como tema “Biblioteca generadora de cultura de paz”. Por parte de España, participaron dos bibliotecarios, Joan Delgado y Manolo Sola, a quienes entrevistamos a continuación para conocer esta interesante experiencia:

¿Os presentáis y compartís vuestras ocupaciones profesionales actuales?

J.D. Hola, soy Joan Delgado, director de la Biblioteca Poble-sec Francesc Boix de Barcelona desde el año 2007.

M.S. Hola, Soy Manolo Sola, Bibliotecario en la mejor Biblioteca Pública de Purchena en Almería. Además de bibliotecario, soy técnico de cultura y juventud y me ocupo de programar actividades culturales y juveniles entre las que incluyo programas europeos.

¿Cómo es un día cualquiera en vuestras bibliotecas?

J.D. En mi caso, puede ser muy variado: desde dedicar el día a trabajo interno, organizando horarios de personal, la agenda de actividades, gestión de presupuestos y adquisición documental, coordinando la biblioteca con las entidades del territorio, etc. o trabajar de cara al público como bibliotecario de profesión. Esto último es lo que más me gusta.

M.S. Abro y cierro la puerta, presto libros, le digo a los niños que se callen y eso es todo. ¡Qué es broma! Eso es lo que aún algunos –cada vez menos- piensan que hacemos en las bibliotecas. Afortunadamente nuestro trabajo va mucho más allá. En mi caso, además del servicio clásico y básico que todos conocemos de las bibliotecas, me ocupo de programar actividades literarias y otras culturales y juveniles así como, a través del programa Biblioteca de Acogida, promover la biblioteca como espacio de encuentro, paz, cultura y educación en el que jóvenes de los centros de menores de Purchena se encuentren con jóvenes de la localidad.

¿Qué significado tiene para vosotros una biblioteca pública?

J.D y M.S. Las bibliotecas públicas y los bibliotecarios del siglo XXI nada tienen que ver con la imagen de biblioteca medieval, aburrida y solo frecuentada por unos pocos eruditos, que muchos guardan en la retina por películas como “El nombre de la Rosa”. Además en ellas, en la actualidad, hasta puedes dar con bibliotecarios simpáticos y esbeltos como es nuestro caso. En nuestra opinión las bibliotecas públicas hoy en día se están convirtiendo -las estamos convirtiendo los nuevos bibliotecarios-, en una moderna ágora pública donde tiene cabida, por supuesto y como base además de los libros y la lectura en cualquier formato, cualquier propuesta cultural, educativa y social que conlleve la convivencia, la cooperación y la participación ciudadana para fomentar el diálogo intercultural y favorecer la diversidad cultural. Así que, queridos lectores de esta magnífica entrevista, si no conocen la nueva cara de las bibliotecas, ya tardan en darse una vuelta por alguna de ellas para comprobarlo en persona.

Si hablamos del Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas, Iberbibliotecas, hablamos de…

J.A.D. y M.S. …un programa que quiere contribuir a la consolidación del Espacio Cultural Iberoamericano y de reafirmar la función social de las bibliotecas. Uno de sus mayores y más necesarios objetivos es promover el acceso libre y gratuito a la lectura y la información de todos los ciudadanos sin discriminación alguna. Para ello se crea esta red iberoamericana de cooperación en materia de bibliotecas públicas que ayude a generar sinergias y potenciar recursos en una plataforma de beneficio común para todos los países adscritos a Iberbibliotecas.

Del 3 al 9 de noviembre habéis tenido la oportunidad de visitar Costa Rica para participar en una Pasantía Internacional organizada por el programa Iberbibliotecas. ¿Cómo conocisteis esta convocatoria?

J.D. La secretaria técnica del Consorci de Biblioteques de Barcelona, Mercè Muñoz, me informó y animó a presentar proyecto, teniendo en cuenta nuestra especialización en cultura de paz.

M.S. La Biblioteca Pública de Purchena ha recibido dos premios en los dos últimos años. Por un lado el de Biblioteca y Compromiso Social de la Fundación Biblioteca Social y, por otro, una Distinción del Sello CCB. Ambas entidades convocantes de dichos premios remitieron la convocatoria. Desde la biblioteca estamos muy agradecidos a ambos organismos por su compromiso en la difusión de información.

¿Qué os llevó a presentar vuestra postulación con el objetivo de poder participar en esta Pasantía?

J.D. Supongo que la posibilidad de conocer gente y proyectos interesantes, con una clara relación con nuestras líneas de actuación, y ver cómo trabajan su realidad y qué resultados obtienen. ¡Escapar una semana del otoño europeo también ayudó!

M.S. La curiosidad y el deseo constante de mejorar y conocer otras realidades bibliotecarias, así como dar a conocer nuestros proyectos y compartirlos con otros compañeros de Iberoamérica, fueron los principales acicates para participar en la Pasantía.

¿Qué sentisteis cuando os comunicaron que habíais resultado seleccionados para ir a Costa Rica?

J.D. ¡Alegría! Y un poquito de orgullo por el trabajo bien hecho.

M.S. Alegría, emoción e ilusión por participar en una actividad tan diferente y tan, a priori, enriquecedora personal y profesionalmente hablando. Y lo fue a posteriori, superando en mucho las expectativas.

¿Con cuántos bibliotecarios, y de qué países, os habéis encontrado en Costa Rica?

J.D. y M.S. En total fuimos 25 bibliotecarios y bibliotecarias de 11 países de Centro y Sudamérica.

“Biblioteca generadora de cultura de paz” ha sido la premisa en torno a la que se ha desarrollado esta Pasantía. ¿Qué relación adquiere la biblioteca pública con una cultura de paz, diálogo y educación?

J.D. No se me ocurre un espacio más propicio para el fomento de la convivencia, la educación y el respeto a las ideas que nuestras bibliotecas públicas. Somos auténticos motores de trabajo social en los barrios, equipamientos de primera línea en la recepción de públicos muy distintos, que conviven en un mismo espacio, que fomentan el diálogo entre personas y su formación. Y en gran parte gracias a sus trabajadores, si me permiten!

M.S. La biblioteca pública es un territorio de paz porque su mensaje de respeto, cultura y educación traspasa el espacio físico que ocupa. Los servicios que ofrece una biblioteca pública son gratuitos y abiertos a la comunidad, a cualquier persona, independientemente de la procedencia, género o raza. No se piden papeles para entrar y hacer uso de sus servicios y oportunidades. Nadie es ilegal y podemos compartir cultura y experiencias tanto dentro de la biblioteca como fuera de ella. Por ello decíamos que su mensaje traspasa su espacio físico. No hay otro servicio público como éste. Las administraciones, los pueblos, los barrios tienen que apoyarlas porque son rentables socialmente. Decía Ray Bradbury que “Sin bibliotecas, ¿que nos quedaría? no tendríamos pasado ni futuro.” Yo añado, como dice Joan, que sin bibliotecarios tampoco.

Habladnos del programa que habéis disfrutado durante los días de la Pasantía.

J.A.D. y M.S. El programa nos ha reunido, como dijimos, a veinticinco bibliotecarios de once países iberoamericanos para conocer un proyecto muy concreto como son los Centros Cívicos por la Paz de Costa Rica donde, entre otros servicios, se ubican bibliotecas públicas. La creciente violencia que se vive en este país quiere ser enfrentada, entre otras cosas, con una idea de crear espacios de paz que han germinado con la aparición de estos centros cívicos donde, además de biblioteca pública, la comunidad puede encontrar otras oportunidades culturales, formativas y educativas. Una excelente idea la de estos espacios cívicos en los que, sin embargo, las bibliotecas públicas juegan un papel, de momento, secundario que quieren revertir desde el Ministerio de Cultura y Juventud costarricense quien tiene interés en dotar de más y mejores servicios y ofertas a las bibliotecas, de ahí la idea de promover esta pasantía. Tuvimos también ocasión de conocer la Biblioteca Nacional de Costa Rica y los otros proyectos presentados por el resto de pasantes participantes. Fue ésta última, sin duda, una de las mejores experiencias al conocer la labor callada y pasional de tantos bibliotecarios y bibliotecarias de Iberoamérica.

Durante seis días viajamos de norte a sur de Costa Rica conociendo este hermoso país y conociéndonos todos los bibliotecarios participantes.

T´cnicas e animación a la lectura en la biblioteca pública de Garabito

Técnica de animación a la lectura en la Biblioteca Pública de Garabito

Si tuvierais que resumir esta experiencia en una sola frase, sería…

J.D. Como bien decía M.S., el esfuerzo de diversas administraciones (Ministerio de Justicia y Paz más las Municipalidades) en la creación de estos espacios para jóvenes ha sido importante. Han asumido que la biblioteca ha de jugar un papel dentro del diseño y la función de este servicio, que ofrece instrumentos de prevención de la violencia y fortalecimiento de la convivencia. Esperemos que ese papel sea cada vez más importante.

M.S. Una experiencia que ha cambiado a un humilde bibliotecario de pueblo que, ahora más que nunca, sigue entendiendo, como decía antes, la biblioteca pública como un territorio de paz, cultura y educación porque su mensaje traspasa su ubicación física.

¿Cómo valoráis vuestra participación en la Pasantía y para qué os sirve ahora de vuelta a España a vuestras ocupaciones habituales?

J.D. De forma súper positiva. He aprendido muchísimo, y he reforzado mi idea de continuar trabajando con chicos y chicas sin referentes familiares que acuden a diario a la biblioteca. Sobre ellos versaba nuestro proyecto presentado en Iberbibliotecas y así se hará. Por otro lado, destaco, como Manolo, la calidad humana de la gente que ha asistido a esta experiencia. Sin duda es lo que me llevo a nivel profesional, pero más a nivel personal.

M.S. Estoy realmente contento con mi participación. Creo que me he implicado en la visita para conocer otras realidades bibliotecarias y el excelso trabajo de otros compañeros. Mis expectativas se han visto cumplidas. Además, siento que he aportado a los demás colegas mis conocimientos, prácticas y experiencia. De vuelta me quedo, en primer lugar, con la red de bibliotecarios y bibliotecarias que hemos creado entre todos los participantes y de la que van a salir nuevos y hermosos proyectos bibliotecarios y literarios. En segundo lugar, esta pasantía está siendo un auténtico catalizador de emociones para seguir mejorando a nivel local a través de la formación y el intercambio de buenas prácticas. De esta forma esta experiencia influirá muy positivamente en el proyecto que llevamos a cabo en la Biblioteca de Purchena con los jóvenes menores inmigrantes que participan en el proyecto Biblioteca de Acogida.

¿Alguna otra sugerencia de pregunta/tema a exponer?

J.D. y M.S. Sería muy interesante trasladar el concepto de esta pasantía tanto al ámbito estatal como europeo. El intercambio continuado de experiencias y buenas prácticas podría ayudar, sin duda, a mejorar los servicios bibliotecarios y a incentivar a los bibliotecarios para renovar su ilusión e implicación.

Desde el Consejo de Cooperación Bibliotecaria agradecemos mucho la atención prestada por estos dos profesionales para el desarrollo de esta entrevista. Gracias a ellos podemos compartir con la comunidad bibliotecaria una experiencia tan enriquecedora como la vivida en Costa Rica con Iberbibliotecas.

¡Gracias Joan y Manolo!

Joan Antonio Delgado ante un grafiti del Centro Cívico de Santa Cruz Manolo Sola en la Biblioteca Nacional de Costa Rica
   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *